El bosón de Higgs revoluciona puzzle subatómico

Si no fuera por el bosón de Higgs, las partículas fundamentales de las que se compone todo lo que conocemos, desde lo más ínfimo, los planetas y las galaxias, viajarían por el Cosmos a la velocidad de la luz, y el Universo no se habría ‘coagulado’ para formar la materia. Por ese motivo, el editor del físico León Lederman creyó oportuno cambiar el título de su libro llamado originalmente ‘The goddamn particle’ (‘La puñetera partícula’) por el de ‘The God particle’ (La ‘partícula Dios‘).

Qué es el Bosón de Higgs?

La masa y los campos de higgs

La clave para entenderlo es partir de un hecho: las partículas adquieren masa al interaccionar con el llamado campo de Higgs creado por estas partículas.


Para comprenderlo en un ejemplo podemos pensar en el agua en la que nada un delfín o se baña un hipopótamo. Para las partículas que no tienen masa, como el fotón, el agua es totalmente transparente, como si no existiera. Pero para las que tienen masa, pero poca, se deslizan fácilmente sin apenas interactuar con el líquido, como los delfines. Las partículas de gran masa, como si fueran hipopótamos, se mueven con dificultad en el agua.

Importancia de la partícula de higgs

A nivel práctico, supone lo mismo que el descubrimiento del electrón. Inicialmente fue una curiosidad científica. Pero poco a poco, a partir de ese momento, surgió a conducción de la electricidad y la luz, la radio, la televisión, y un interminable conjunto de enormes avances que hoy en día son parte habitual e indispensable de nuestra vida.

Ver Artículo anterior.

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *