Japón: pared de hielo en Fukushima

Ice_wall1

El suelo de permafrost artificial con refrigerante por tubería a través de la tierra que se utilizó por primera vez en la década de 1860 para apuntalar las minas de carbón sirvio de ejemplo ciento cincuenta años después, es la idea más reciente para contener el desastre nuclear de Fukushima.

Al menos 300 toneladas de agua atadas con partículas radiactivas de cesio, estroncio relacionado con el cáncer de hueso, y el flujo de tritio caen cada día en el Océano Pacífico desde la estación atómica paralizada en Japón. El plan para contener la amenaza para la salud es la construcción de un muro de contención subterráneo de hielo.

La compañía Kajima Corp, constructora de la central nuclear de Dai-Ichi está estudiando la viabilidad del proyecto. Entre sus contras están que se tardaría bastante en construir (si empiezan ahora no se terminaría hasta 2015), y que su coste se desconoce. Además, para mantenerlo frío haría falta construir una central eléctrica capaz de generar electricidad para 3.300 hogares.

Muro de hielo

La propuesta de Kajima exige a los ingenieros hundir tuberías verticales sobre un metro de separación, entre 20 y 40 metros de profundidad en el suelo alrededor de las estructuras de la planta atómica de Fukushima, el refrigerante se enciende de unidades de refrigeración en las instalaciones de las tuberías, donde formarían una pared congelada para mantener el agua contaminada y mantener fuera el agua fresca que baja de las montañas cercanas. El Gobierno prevé mantener el suelo congelado durante seis años a partir de julio de 2015.

“Esperamos que las paredes puedan detener el flujo de las aguas subterráneas de la ladera de la montaña, así como mantener el agua dentro de los edificios de la fuga”,menciona Tatsuya Shinkawa, director de la oficina de respuesta del accidente nuclear en la Agencia de Recursos Naturales y Energía.

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias & Tecnologías, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de Tecnologías (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *