Lovelace 2.0 una nueva vía para definir y evaluar la inteligencia artificial

lovelace-2-IA

Bastante hemos hablado sobre la Inteligencia Artificial y la capacidad de desarrollo exponencial que esta podría tener sin los limites expuestos por los programadores o quienes estén a cargo de su implementación, pero para medir su progreso como ya hemos visto antes es necesario hacer test y pruebas que indique si un sistema integrado es o tiene la capacidad de demostrar inteligencia

Para esto existe el test de turing que es una prueba que consiste en un desafío de múltiples preguntas emitidas por un juez situado en una habitación, una máquina y un ser humano en otra. El juez debe descubrir cuál es el ser humano y cuál es la máquina, está para los dos mentir al contestar por escrito las preguntas que el juez les hace. La tesis de Turing es que si ambos jugadores eran suficientemente hábiles, el juez no podría distinguir quién era el ser humano y quién la máquina.

Artículo relacionado: De el Test de Touring hacia la Singularidad

BBC: Conocido como Lovelace 2.0, se trata de un modelo mejorado de un test propuesto en 2001. Llamado así por uno de los primeros programadores que existieron, el test original le pedía a una unidad de IA crear algo que fuera incapaz de explicar cómo había sido creado. Lovelace 2.0 desarrolla un poco más esa idea.

La idea del test es descifrar si la Inteligencia Artificial es igual de creativa que la humana.


“Para superar este test, el agente artificial debe desarrollar un artefacto creativo a partir de una serie de géneros artísticos que requieren un mínimo desarrollo de inteligencia. Además, el artefacto debe cumplir con ciertas limitaciones que son impuestas por el evaluador humano”, explicó el profesor Riedl. El artefacto puede ser una pintura, un poema, un diseño arquitectónico o una historia de ficción.

“La creatividad no es exclusiva de la inteligencia humana, pero sí es uno de sus sellos de identidad”, anotó Riedl. Actualmente algunos algoritmos han creado historias y pinturas, aunque de acuerdo con Riedl, “ninguno ha pasado el test Lovelace 2.0”. Algunos expertos tienen sentimientos encontrados sobre lo bueno y apropiado que puede ser el nuevo test.

El profesor Alan Woodward, un experto en computadoras de la Universidad de Surrey, en Reino Unido, piensa que puede ayudar a definir asuntos claves.

“Pienso que pone en evidencia que ahora todos reconocemos que los humanos somos más que máquinas de avanzada, y la creatividad es uno de los sellos que nos separan de los computadores… por ahora”. Pero David Wood, jefe de Futuristas de Londres, no está así de convencido.

El test de Turing, que tiene 65 años de creado, puede ser aprobado si la computadora es confundida con un humano en más del 30% de las veces durante sesiones que duran alrededor de cinco minutos de conversación.

 Artículo relacionado: La Singularidad Tecnológíca

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *