Curiosity detecta Materia Orgánica en Marte

curiosity-mars

Un compuesto de clorometano hallado por el Robot Curiosity no es una contaminación terrestre, como se suponía en una primera instancia, sino que proviene del suelo de Marte, probablemente traído por meteoritos que impactaron sobre la superficie en un tiempo atrás.

Equipos de científicos alemanes y británicos dirigidos por el geocientífico Frank Keppler, de la Universidad de Heidelberg, sugiere que un compuesto gaseoso con cloro orgánico -clorometano- encontrado en el Planeta rojo viene del suelo de Marte, con carbono e hidrógeno probablemente derivado de los meteoritos que cayeron sobre la superficie del planeta.

Esta hipótesis se apoya en las mediciones de isótopos realizadas por los científicos en las que se replicaron algunos de los experimentos del módulo de aterrizaje en Marte. En estas investigaciones se utilizaron muestras de un meteorito de 4.600 millones de años que cayó en Australia en 1969. Los resultados de este estudio han sido publicados en Scientific Reports.

La cuestión de si hay materia orgánica en Marte, un requisito esencial para la vida en este planeta, ha sido debatida por la comunidad científica durante mucho tiempo. Para abordar esta cuestión, el rover Curiosity de la NASA, que aterrizó en Marte en agosto de 2012, ha llevado a cabo investigaciones sobre el suelo marciano. Al calentar muestras de suelo fueron detectadas e identificadas moléculas orgánicas simples por los sistemas de medición a bordo.

El equipo germano-británico de científicos dirigido por el profesor Keppler ha investigado si podría haber otra explicación para las observaciones de clorometano en Marte. Asumieron que el compuesto orgánico clorado gaseoso es de hecho derivado del suelo marciano, pero que su carbono e hidrógeno son proporcionados por los meteoritos.

Para apoyar su hipótesis, los investigadores examinaron muestras de un meteorito que cayó en la Tierra en el año 1969 cerca de la ciudad australiana de Murchison. Según el profesor Keppler este material meteorítico contiene un dos por ciento de carbono. Expertos espaciales suponen que una cantidad relativamente grande de micrometeoritos con una composición similar a la de Murchison cae en la superficie de Marte cada año.

Las conclusiones del robot Curiosity, tras el análisis de muestras de metano en la atmósfera y de polvo de rocas, arrojan luz sobre condiciones químicas favorables para la vida en el pasado del planeta.

curiosity_mars

El robot Curiosity de la NASA ha medido un aumento de diez veces en el metano, una sustancia química orgánica, en la atmósfera a su alrededor y se detectaron otras moléculas orgánicas en una muestra de roca-polvo recogido por el taladro del laboratorio robótico en la superficie de Marte.

“Este aumento temporal de metano –bruscamente hacia arriba y luego hacia abajo– nos dice que debe haber alguna fuente relativamente localizada”, dijo Sushil Atreya de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor, y del equipo científico del robot. Añadió que “hay muchasfuentes posibles, biológicos o no biológicos, como la interacción del agua y la roca”.

Los investigadores utilizaron muestras del laboratorio de Análisis a bordo del Curiosity en Marte, SAM, una docena de veces en un período de 20 meses para olfatear el metano en la atmósfera. Durante dos de esos meses, a finales de 2013 y principios de 2014, cuatro mediciones promedio de siete partes por mil millones. Antes y después de eso, las lecturas promedio de sólo una décima parte de ese nivel.


El robot Curiosity también detectó diferentes productos químicos orgánicos en polvos marcianos perforados en una roca apodada Cumberland, la primera detección definitiva de compuestos orgánicos en los materiales de la superficie de Marte, los cuales podrían originarse en el planeta o haber sido llevados por meteoritos a la superficie y a la atmósfera marciana.

Las moléculas orgánicas que contienen carbono e hidrógeno, por lo general son bloques de construcción químicos de la vida, aunque pueden existir sin la presencia de vida. Las conclusiones del Curiosity desde el análisis de muestras de la atmósfera y de polvo de roca no revelan si Marte ha albergado alguna vez los microbios que viven, pero los hallazgos arrojan luz sobre condiciones químicas favorables para la vida en el pasado del planeta rojo.

“Vamos a seguir trabajando en los rompecabezas de estos hallazgos presentes”, dijo John Grotzinger, científico del proyecto Curiosity del Instituto de Tecnología de California en Pasadena (Caltech). Agregó que “¿podemos aprender más acerca de la química activa causandotales fluctuaciones en la cantidad de metano en la atmósfera? ¿Podemos elegir objetivos de roca donde se han conservado orgánicas identificables?”.

Los investigadores trabajaron muchos meses para determinar si alguno de la materia orgánica detectada en la muestra Cumberland era verdaderamente marciana. El laboratorio SAM de Curiosity detectó en varias muestras de algunos compuestos de carbono orgánico que eran, de hecho, que se transportan desde la Tierra dentro del rover. Sin embargo, numerosas pruebas y análisis arrojaron la confianza en la detección de compuestos orgánicos de Marte

La identificación de los compuestos orgánicos específicos que están en la roca se ve complicada por la presencia de minerales de perclorato en rocas marcianas y suelos. Cuando se calienta el interior de SAM, los percloratos alteran las estructuras de los compuestos orgánicos, por lo que su identidad sigue siendo incierta.

“Esta primera confirmación de carbono orgánico en una roca en Marte es muy prometedora”, asegura Roger Summons, del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge. Añade que “las moléculas orgánicas son importantes porque pueden decirnos sobre las vías químicas por el que fueron formados y preservados”.

A su vez, ofrece detalles de las diferencias de la Tierra-Marte y si determinados ambientes representados por rocas sedimentarias del cráter Gale eran más o menos favorables para acumulación de materiales orgánicos. El reto ahora es encontrar otras rocas en el Monte de Sharp que podrían tener diferentes y más extensos inventarios de compuestos orgánicos”.

Los investigadores también informaron que el sabor del agua marciana en el lecho del lago de minerales en la roca Cumberland hace más de tres millones de años, sugiere que el planeta perdió gran parte del líquido mucho antes de su formación y siguió perdiendo grandes cantidades después.

El laboratorio SAM calentó, liberó y analizó los isótopos de hidrógeno de las moléculas de agua que habían sido encerrados en una muestra de roca durante miles de millones de años, dando información sobre la historia del agua marciana. La relación de isótopos más pesados de hidrógeno y deuterio pueden proporcionar una huella comparativa a través de diferentes etapas de la historia de un planeta. “Es muy interesante que nuestras medidas de curiosidad nos puede decir acerca de la pérdida de agua de Marte”, dijo Paul Mahaffy, investigador principal del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, y autor principal de un informe publicado en línea esta semana en la revista Science.
La proporción de deuterio e hidrógeno ha cambiado porque el hidrógeno ligero se escapa de la atmósfera superior de Marte mucho más fácil que el deuterio más pesado. Con el fin de volver atrás en el tiempo y ver cómo la proporción de deuterio e hidrógeno en agua marcianaha cambiado con el tiempo, los investigadores pueden observar la proporción de agua en la atmósfera actual y el agua atrapada en las rocas en diferentes momentos de la historia del planeta.

Meteoritos marcianos encontrados en la Tierra también proporcionan alguna información, pero este disco tiene lagunas. No hay meteoritos marcianos conocidos ni siquiera cerca de la misma edad de la roca estudiada en Marte, que se formó hace unos 3.900 millones a 4.600 millones años, de acuerdo a las mediciones del Curiosity.

La relación que el robot de la Nasa encontró en la muestra Cumberland es casi la mitad de la proporción en vapor de agua en la atmósfera de Marte de hoy, lo que sugiere que gran parte de la pérdida de agua del planeta se produjo desde la formación de esa roca.

Sin embargo, la relación medida es casi tres veces superior a la relación en el suministro de agua original de Marte, basado en la suposición de que el suministro tenía una proporción similar a la medida en los océanos de la Tierra. Todo ello sugiere que gran parte de agua original de Marte se perdió antes que se formara la roca estudiada.

Fuentes: ABC / NASA / BBC

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *