Kepler-186f: La nueva Tierra

kepler-186f

El telescopio espacial Kepler de la NASA descubrió recientemente un planeta similar a la Tierra, orbitando una estrella cercana, dentro de la zona habitable de nuestra galaxia. Kepler-186f está a unos 492 años luz de la Tierra, en la constelación del Cisne.

Se trata del planeta más pequeño descubierto que orbita dentro de la zona de habitabilidad de su estrella, aunque en su zona más externa. Similar a la órbita de Marte con el Sol, pero con un periodo orbital menor de 129,9 días. Su temperatura es de -46ºC de media, suponiendo una atmósfera como la de la Tierra. Su índice de similitud a la Tierra es de un 64%, igual que Marte. Sin embargo, si su atmósfera fuera más densa, su temperatura sería mayor. Por otro lado, aunque orbite una estrella enana roja, puede estar lo suficientemente lejos para que el efecto de anclaje por marea no se produzca, y el planeta pueda rotar. Al ser un planeta similar en tamaño al de la Tierra, de ser rocoso y con océanos, su gravedad se espera que sea similar a la de la Tierra.

La estrella cercana a Kepler-186f tiene la mitad de la masa y tamaño que el Sol de nuestro sistema solar y sólo recibe un tercio de la energía que recibimos de nuestro Sol Kepler-186f órbita su estrella una vez cada 130 días, un poco menos de la mitad de tiempo que toma a nuestra Tierra orbitar a nuestro Sol.

new-earth-2

La zona habitable, también conocida como la zona Ricitos de Oro, es la región alrededor de una estrella dentro de la cual los objetos de masa planetaria con suficiente presión atmosférica pueden soportar el agua líquida en su superficie. Si bien se ha estimado que hay por lo menos 40 mil millones de planetas del tamaño que orbitan en nuestra Vía Láctea, este descubrimiento particular, se etiqueta como el primer planeta de tamaño similar que se encuentra en la zona habitable de una estrella.

No suele ser un dato muy conocido, pero el caso es que la Tierra se encuentra casi justo en el límite interno de la zona habitable del Sistema Solar, de ahí que los científicos den especial importancia a los exoplanetas situados en la zona interior de la zona habitable. Aunque, ‘estar justo en medio’ de esta zona mágica podría no ser lo más idóneo desde el punto de vista de la habitabilidad, todo depende de la densidad atmosférica media de los planetas de tipo terrestre, un dato que obviamente desconocemos por completo. Si una atmósfera similar a la terrestre es la norma en los planetas extrasolares de la Galaxia, eso implica que Kepler-186f será más parecido a Marte que a la Tierra. En caso contrario, podríamos estar delante del exoplaneta más habitable conocido.

Además de Kepler-186f, hay otros 4 planetas que orbitan alrededor de una estrella cercana dentro del sistema Kepler-186f. Lo que esto significa es que si la estrella cercana a este planeta es similar a nuestro Sol, entonces la probabilidad de vida en este planeta se eleva exponencialmente.


“Sabemos de un solo planeta donde la vida existe – Tierra. Cuando buscamos la vida fuera de nuestro sistema solar nos centramos en la búsqueda de planetas con características que imitan a la de la Tierra “, dijo Elisa Quintana, científico investigador en el Instituto SETI en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California., Y autor principal del artículo publicado hoy en la revista Science. “Encontrar un planeta en la zona habitable comparable a la Tierra en tamaño es un gran paso adelante.”

La primera Exotierra

Como parte de la búsqueda de inteligencia extraterrestre, el Allen Telescope Array había buscado emisiones de radio del sistema Kepler-186 por alrededor de un mes desde el 17 de abril de 2014. No se encontraron señales atribuibles a tecnología extraterrestre en ese intervalo. Para ser detectables, sin embargo, dichas transmisiones, si se irradian isótropicamente, tendrían que ser al menos 10 veces más fuertes que las del Observatorio de Arecibo. Dada la distancia interestelar de 492 años luz, cualquier señal detectable desde la Tierra en el presente hubiera sido emitida con anterioridad a 1522.

Sunset_Kepler186f-580x326

Un ejercicio interesante es comparar Kepler-186f con otros exoplanetas habitables. Los planetas extrasolares potencialmente habitables conocidos que más se parecen en términos orbitales a Kepler-186f son Kepler-62f y Gliese 581 d, también situados en la zona exterior de la zona habitable. Pero ambos son mundos más masivos y grandes, así que probablemente también tengan una atmósfera más densa. Paradójicamente, puede que tanto Gliese 581 d como Kepler-62f tengan más boletos para ser habitables a pesar de su mayor tamaño. Del mismo modo, Kepler-186f no puede compararse con el sistemaGliese 667C, que posee nada más y nada menos que tres supertierras en su zona habitable. Una de ellas, Gliese 667C c, suele considerarse el mejor candidato a planeta habitable conocido.

Eso sí, una ventaja de Kepler-186f frente a otros mundos potencialmente habitables es que, a pesar de orbitar una estrella enana roja, está lo suficientemente lejos de la misma para eludir el acoplamiento de marea. O sea, Kepler-186f no mostraría siempre el mismo hemisferio a su estrella. Esta posibilidad sería más alta si el sistema fuese joven, con una edad inferior a los mil millones de años. El pequeño tamaño de Kepler-186f nos permite afirmar con casi con total seguridad que se trata de un planeta rocoso, pero sólo podemos especular con la relación real que existe entre tamaño y habitabilidad. Un mundo pequeño se enfriará antes y sufrirá una rápida muerte geológica, como Marte, mientras que un planeta de mayor tamaño puede generar mayor actividad volcánica y enriquecer su atmósfera. Y, efectivamente, el tamaño de un planeta rocoso puede afectar por tanto al límite interior de la zona habitable, pero curiosamente no parece que influya en el límite exterior, que es el que nos interesa en el caso de Kepler-186f.

Kepler-186f

Con todo lo expresado sobre este pequeño planeta más similar a Marte que a la tierra, la esperanza y propósito de los científicos es determinar la posibilidad de habitabilidad de este exoplaneta, para poder en algún futuro enviar colonos a la superficie de Keper-186f.

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *