La multa de la Unión Europea a Google

google-monopolio

Tras la investigación de la Unión Europea a Google por posible Monopolio en Europa, posiblemente ha dado sus frutos ya que durante cinco años, la comisaría de competencia del bloque ha recabado información suficiente para acusar formalmente a la Gran G de Silicon Valley de manipular los resultados de comparación de productos y precios en favor de su servicio GoogleShopping y de su antecesor Google Product Search, en detrimento de otros competidores.

Esto significa, según la acusación de la Unión Europea, que cuando las personas buscaban recomendaciones y precios de hoteles, vacaciones o productos, por ejemplo, no recibían resultados completos con datos comparativos de otras fuentes de información para la toma de sus decisiones de compra.

Ello constituiría una violación al artículo 102 del tratado de la Unión Europea, que le significaría al gigante estadounidense una multa equivalente al 10 por ciento de su facturación anual, la cual fue en 2014 ascendió a la suma total de 62.263 millones de euros. Es decir, que la multa sería nada más ni menos que 6.200 millones de euros, más o menos 9.6 Billones de pesos Chilenos (CL).

Además, hay un segundo frente abierto: una investigación sobre el sistema operativo para teléfonos móviles Android. La Comisión quiere comprobar si Google ha establecido acuerdos que entorpezcan el acceso al mercado de otros desarrolladores de sistemas operativos para móviles que le hagan la competencia.

Evidentemente, Google no comparte esta opinión y se muestra contraria a los cargos de los que se le acusa. Su situación, en estos momentos, es delicada y creía tener bajo control una investigación que inició el anterior comisario europeo de la Competencia, Joaquín Almunia, en 2010.

De otro lado, afirma que Google habría impuesto restricciones contractuales a desarrolladores de software y a agencias anunciantes para evitar que competidores pudieran adelantar sus labores publicitarias con libertad e igualdad de condiciones.

Incluso, Vestager reveló que la “comisión evaluará si, mediante la celebración de acuerdos contrarios a la competencia y/o por abusar de una posible posición dominante, Google ha obstaculizado ilegalmente el desarrollo y acceso al mercado de sistemas operativos rivales en comunicaciones móviles dentro del espacio económico europeo”.

Esto último hace alusión directa a la posibilidad de que Google haya evitado, mediante convenios y beneficios para empresas fabricantes, el desarrollo comercial de otros sistemas operativos móviles rivales de Android.


El enfrentamiento se tranquilizó en febrero de 2014 cuando Almunia aceptó el plan de Google para evitar la multa. En esencia, se incluyó el compromiso de dar más relevancia a los rivales en la pantalla donde aparecen los resultados de una búsqueda, eliminar cláusulas de exclusividad en los contratos de publicidad online y permitir que los portales y páginas web que lo deseen le puedan vetar a la hora de utilizar sus contenidos sin que eso las penalice en los resultados de búsqueda.

Google, según Bruselas, no ha cumplido con lo pactado y la comisaria Vestager, que sustituyó a Almunia en noviembre del año pasado, volvió sobre el caso. También influyeron las presiones de Francia y Alemania.

Desde entonces, la danesa ha estado en negociaciones con ambas partas y ha decidido que hay cuatro aspectos claves que demuestran como Google se ha aprovechado de su posición dominante:

– Google Shopping: tras más de cinco años de investigación, la Comisión Europea acusa a Google de abuso de posición dominante y de infringir las normas antimonopolio de la UE para favorecer de forma sistemática en las búsquedas a su servicio de comparación de precios frente a sus rivales

– Copia de contenidos: Bruselas investiga la copia por parte de Google de contenidos de otros competidores en internet

– Anunciantes: también se investiga la imposición de cláusulas de exclusividad a sus anunciantes y restricciones para los que quieren llevar su publicidad de Google AdWords a otros sitios.

– Android obligatorio: se estudia si Google ha puesto trabas a sistemas operativos rivales de Android al obligar o incitar a los fabricantes a instalar éste en los móviles

Analistas de todo el mundo no han dejado de lado la sospecha de que detrás del caso hay una fuerte presión de países como Alemania y Francia para que la UE actúe contra gigantes de internet de Estados Unidos.

En noviembre, el Parlamento Europeo votó una resolución (sin efectos legales ni vinculantes) para el ‘desmembramiento’ corporativo de Google, Facebook y otros titanes de la red con el fin de evitar que abusen de su posición dominante. La medida obtuvo 384 votos a favor, 174 en contra y 56 abstenciones.

En la discusión terció el presidente de EE. UU., Barack Obama, quien señaló que “la respuesta europea está motivada por cuestiones comerciales (…) Lo que se describe como una intención noble es justo una forma de favorecer intereses comerciales (de empresas europeas)”. Hay que tener claro que la agenda de UE y Los ministros europeos de Exteriores se reunirán el lunes en Luxemburgo. Bruselas y Washington comienzan su nueva ronda de negociaciones sobre el acuerdo transatlántico, muy criticado por muchos europeos por tratar de desmantelar los gigantes de Internet como Google y Facebook.

ABC /ElTiempo

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *