Proyecto Vortex, turbinas eólicas sin aspas

vortex

El proyecto Vortex trata de evolucionar los aerogeneradores actuales de 3 aspas hasta aerogeneradores sin aspas con un diseño bastante simple de replicar y con un costo mucho menor. Una segunda generación de aerogeneradores que pueden generar la misma energía que los tradicionales, pero con un claro ahorro en costes de producción y otras ventajas medioambientales y más amigables con el diseño de paisajes.

La idea surgió de la preocupación por los molinos cada vez más grandes y más potentes que fabrica la industria, sin considerar que, a pesar de ser un tipo de energía renovable no convencional, de todas maneras puede impactar negativamente en el medioambiente, causando la muerte de algunas aves, contaminación acústica o modificando el paisaje, por ejemplo.

Son aerogeneradores totalmente diferentes a los actuales tanto en su forma como en la manera de generar energía. Los responsables del proyecto Vortex son David Suriol, David Yáñez y Raúl Martín, socios en la empresa Deutecno. La simplificación del sistema consigue un ahorro en materiales, transporte y mantenimiento que hará que con el mismo euro, se genere hasta un 40% más de energía, más económica y eficiente.

Si bien la falta de las aspas hace que se genere un 30% menos de la energía producida en molinos convencionales, este diseño permite ahorrar la mitad de los costes, ya que tanto su mantenimiento como su instalación resultan mucho más baratos

Como explica David Suriol, uno de los artífices del proyecto, “nosotros hemos desarrollado un aerogenerador que elimina muchas de las partes móviles y mecánicas del molino de aspas que todos conocemos, permitiendo reducir notablemente los costes de fabricación y explotación y, por tanto, desarrollando una energía más económica y sostenible.

Un cono invertido de unos 12,5 metros de altura absorbe la energía del viento a través de materiales piezoeléctricos que actúan a partir de los remolinos se generan con la acción del aire cuando la hace vibrar. Los materiales piezoeléctricos son cristales con capacidad de polarizar eléctricamente su masa mediante tensiones mecánicas, con lo que aparece una diferencia de potencial y cargas eléctricas en su superficie.

Explicado de manera más sencilla, es como lo que genera el viento en el pelo de una persona. El movimiento del pelo serían los remolinos o vórtices que genera el viento al rozar la cara, que sería la que absorbería la energía generada por la oscilación, en este caso, del mástil. El dispositivo consiste en un cilindro vertical semirrígido, anclado en el terreno, y que incluye materiales piezoeléctricos. La energía eléctrica se genera por la deformación que sufren esos materiales al entrar en resonancia con el viento. O como explica David Suriol de forma mas coloquial “Es como poner un bate de beisbol al revés, hacia arriba, y que oscila”.


Otra de las ventajas de este prototipo es que puede ser instalado en lugares donde el viento viaja a menos de un metro por segundo.

No generan ruido.
No producen interferencias con los radares.
Menor coste de materiales y montaje.
Costes de mantenimiento mas reducidos.
Reduce el impacto medioambiental.
Más eficiente. Produce energía limpia mas barata.
Funciona ante un mayor rango de velocidades de viento.

Por otra parte, dado que el sistema no tiene ni engranajes, ni rodamientos, ni elementos mecánicos que provoquen un desgaste a causa del roce, los ingenieros insertaron un pequeño dispositivo situado de la mitad hacia abajo del mástil que se basa fundamentalmente en la acción de los imanes. Dicho diseño permite ahorrar los 300 litros de aceite que necesita un molino con aspas al año.

Vortex continuará trabajando en un molino más grande, de unos 100 metros de altura, capaz de generar un megavatio; y a largo plazo, el objetivo de este grupo de ingenieros es instalarse en el mar, dada la potencia del viento que hay en ese entorno.

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *