La Inteligencia Artificial como herramienta de trabajo

AI-evolucion-rp

En los últimos años, desde la década de 1980, la era de las discusiones filosóficas sobre la inteligencia artificial (AI), ya sean las computadoras que pueden “realmente” pensar, refiere, ser consciente, y así sucesivamente, han dado lugar a nuevas conversaciones sobre cómo debemos hacer frente a las formas que muchos sostienen en realidad y se implementan en la “IA”, si logran “superinteligencia” (Nick Bostrom), podría plantear “riesgos existenciales” que llevan a “Nuestra hora final” (Martin Rees). Y Stephen Hawking recientemente fue noticia internacional cuando señaló “El desarrollo de la inteligencia artificial completo podría significar el fin de la raza humana.”

O el estudio de Christof Koch, Director Científico del Instituto Allen para las Ciencias del Cerebro en Seattle, “What It Will Take for Computers to Be Conscious” relacionado a la consciencia en las Máquinas, en una entrevista al Científico Christof Koch, Director Científico del Instituto Allen para las Ciencias del Cerebro en Seattle, dando como resultado la posibilidad de los peligros que podría tener el desarrollo de las Maquinas Conscientes.

Todos sabemos que las computadoras a veces pueden automatizar el trabajo, tomando trabajos que están lejos de las capacidades de los seres humanos. Pero puede aumentar el rendimiento de los trabajadores humanos, y así, mejorar su eficacia.

El aumento del uso hasta ahora es mucho más común de lo que se cree, incluso en el área emergente de la “computación cognitiva”, en el que las máquinas pueden percibir, comprender, e incluso actuar por su cuenta, generando la denominada Inteligencia Artificial. En este sentido, la computación cognitiva está más acerca de una “persona y máquina” que una “persona frente a la máquina.”

Cada año, Edge.org publica ensayos de pensadores, académicos e investigadores sobre una cuestión relacionada con un tema candente en el discurso público y académico sobre la Inteligencia Artificial. La pregunta de este año fue: “¿Qué piensa usted acerca de las máquinas que piensan?” Se llevó a 186 encuestados para escribir más de 130.000 palabras en total.

Si bien los ensayos analizaron una serie de temas, un número de los encuestados se refirió a los avances en la forma que las máquinas pensantes podrían aumentar la inteligencia humana. Discutieron formas consideradas cuidadosamente de interacción hombre-máquina, muchas de las cuales tienen implicaciones para varias empresas e industrias, incluyendo la gestión, la salud y campos creativos. Estas respuestas nos ayudan a imaginar lo que el futuro del trabajo por ordenador aumentado se verá así, y cuáles son los retos a conseguir en esta área hoy por hoy tan discutida.

robot shakes hands with humanMuchas empresas hoy están inmersas en el desarrollo de la inteligencia Artificial creando sistemas que utilizan la red de Internet para crear bases de datos de información imitando el paso natural del avance cognitivo humano para crear un respaldo de las decisiones o experiencias a través de la vida, pero esta vez usando la Internet para las máquinas, es el caso de Google con Knowlege Vault, un software que presentado por un grupo de investigadores de la compañía de Mountain View en Nueva York e una escueta y privada sesión donde algunos rumores surgieron dejando una gran duda expuesta sobre la evolución sin control de un Sistema “pensante” automático e independiente.

 

Para que la inteligencia artificial pueda ser utilizada con eficacia y a favor dentro de las herramientas de colaboración de la raza humana, la AI debe ser digna de confianza, dice Gary Klein, autor y científico senior en MacroCognition LLC.

“La precisión y la fiabilidad son características importantes de colaboradores pero la confianza va más profundo”, escribe Klein. “Confiamos en la gente si creemos que son benevolentes y quieren que tengamos éxito. Les confiamos si entendemos cómo piensan … si tienen la integridad de admitir errores y aceptar la culpa … Para que la AI pueda convertirse en un colaborador, se tendrá que tratar constantemente para ser visto como un ente digno de confianza “.

Un Asistente Virtual

A los Asistentes digitales se le puede confiar. El primer escenario importante para el aumento humano basado en investigaciones, es mejorar la eficacia en el tipo de rutina de trabajo. Este tipo de trabajo normalmente implica una gran coordinación, la información y la comunicación, como la gestión de flujo de trabajo clínico en la atención sanitaria o la cuenta de gestión en el sector bancario. Para realizar tareas con mayor eficacia, los seres humanos pueden usar asistentes virtuales para ayudarles con el servicio al cliente de la empresa, la gestión del flujo de trabajo, o la colaboración dan como resulta un trabajo más eficaz creando una herramienta de trabajo confiable.

Los Asistentes artificiales de hoy proporcionan una buena cantidad de información para nosotros cuando la requerimos. Los Smartphones, por ejemplo, sirven funciones de mapeo, calendarios y recordatorios, así como el acceso a los conocimientos técnicos, referencias, y mucho más. Pero, ¿A qué va a llegar tipo de aumento el futuro?

Como un asistente virtual, una IA que ayuda a gestionar el flujo de trabajo en establecimientos de salud, o administrar cuentas en la banca tendrá que tener la inteligencia y la astucia social para interactuar de una manera digna de confianza para los seres humanos, por lo que puede llegar a ser la más efectiva parte de un equipo liderado por humanos. Los diseñadores de estos sistemas tendrán que considerar cómo construir la confianza en sus productos ademas de la toma de decisiones basados en el mismo concepto de confianza, lo cual, incluso es bastante difícil para muchos humanos.

El software que podría hacer mejores trabajos en lo que hacen los expertos refiriéndose a la AI, es el segundo escenario para el aumento, la experiencia. Los expertos son los que mentalmente mantienen la información y técnicas de la especialidad por medio de estudios aplicados y experiencias a través del tiempo. Mientras algunos sistemas inteligentes están haciendo más fácil el trabajo para los médicos al hacer diagnósticos más rápidos y más precisos, y los robots ya están ayudando a los cirujanos en la realización de procedimientos técnicamente difíciles, donde se requiere matricida fina de precisión, pero aún existe mucho margen de mejora para la independencia de estas máquinas. Watson de IBM es un ejemplo de un sistema que está ayudando al conocimiento experto. Pero, ¿cómo es un experto en utilizar mejor esta información?


Todavía estamos en un territorio desconocido aquí, pero de acuerdo a Daniel C. Dennett, filósofo de la Universidad de Tufts, será cada vez más importante para los expertos que tienen una sólida comprensión de lo que estos sistemas pueden y no pueden hacer. Además de conocer su área de especialidad, los expertos tendrán que tener conocimientos de los sistemas informáticos que se basan en hacer juicios, con el fin de saber cómo equilibrar recomendaciones para mejorar esos sistemas “con su propio análisis”.

 

Además, debe haber una manera de asegurarse de que el uso de estos sistemas no se convierta en exceso de confianza, De acuerdo con Dennett, es importante que no nos dotamos sistemas de IA de última generación para crear más confianza en sus habilidades, no podemos dejar de lado nuestra propia experiencia en el proceso. La AI no sería simplemente utilizada para aumentar la toma de decisiones; también ofrecería una mejor formación para expertos en la materia,como herramienta, para mejorar sus propias capacidades.

Robot and human hands almost touching - 3D render. A modern take on the famous Michelangelo painting in the Sistine Chapel; titled, "The Creation of Adam".

Robot and human hands almost touching – 3D render. A modern take on the famous Michelangelo painting in the Sistine Chapel; titled, “The Creation of Adam”.

Habilitación de la innovación.

El escenario final para el aumento, es permitir la innovación. Este tipo de trabajo requiere la experimentación, la creatividad y la inventiva; en estos casos los datos son “grandes”, no estructurada, y volátil. Este es el tipo de cosas que los seres humanos hacen relativamente bien y de forma innata como parte de nuestra naturaleza cognitiva consciente, pero las computadoras pueden ayudarnos a que sea aún mejor, y los participantes Edge.org han tenido mucho que decir con respecto a este tipo de aumento con la AI.

“El mundo se enfrenta a una serie de desafíos cada vez más complejos, interdependientes y urgentes que requieren alguna respuesta más sofisticada”, escriben Demis Hassabis, Shane Legg, y Mustafa Suleyman de Google DeepMind. “Nos gustaría pensar que el trabajo exitoso en la inteligencia artificial puede contribuir mediante el aumento de nuestra capacidad colectiva para extraer una visión significativa de los datos y para ayudarnos a innovar en nuevas tecnologías y procesos para hacer frente a algunos de nuestros más duros desafíos globales”.

Otros colaboradores ponen en cuenta el potencial de las herramientas para mejorar los procesos imaginativos al escribir prosa, componer música, o el desarrollo de visualizaciones de datos antes de las presentaciones de negocios. Tal vez la aplicación más interesante estará en permitir a las personas, con todos sus sesgos cognitivos innatos, para que puedan decidir lo que la innovación pueda perseguir en el primer lugar. Por “impartir un grado de transparencia informativa y la aptitud predictiva” estas máquinas algún día podrán encontrar la manera de “motivar más que nosotros … insistir en el empirismo en nuestras decisiones”, como señala el D.A de Spotify, Wallach.

El cerebro como una interfaz para la IA

Según algunos encuestados de Edge, el tipo de interacciones que tenemos con la AI podría cambiar drásticamente los sistemas externos de prótesis neuronales de implantes. Sean Carroll, físico teórico en Caltech, señala que las barreras entre la mente y la máquina artificial se están desmoronando. Al observar el estado de la técnica de las interfaces cerebro-máquina hoy, ofrece un posible esquema para el futuro.

“Tenemos interfaces de primitivas del cerebro / informático, ofreciendo esperanza de que los pacientes paralizados podrán hablar a través de ordenadores y operar directamente sus prótesis robóticas”, escribe Carroll. Luego pasa a hablar de la investigación patrocinada por DARPA en la que “los investigadores han descubierto que el cerebro humano es mejor que cualquier equipo actual en el que analizan rápidamente ciertos tipos de datos visuales, y las técnicas desarrolladas para extraer las señales subconscientes pertinentes directamente del cerebro, sin la mediación de la molesta conciencia humana

Sobre las posibilidades futuras, Carroll escribe: “En última instancia, vamos a querer revertir el proceso, la alimentación de datos (y pensamientos) directamente en el cerebro. Gente, debidamente aumentada, serán capaces de procesar enormes cantidades de información, realizar cálculos matemáticos a velocidades de supercomputadoras, y visualizar las direcciones virtuales mucho más allá de nuestras ordinarias tres dimensiones del espacio “.

DARPA por su parte ha desarrollado una nueva tecnología de sensores de grafeno financiado por el programa RE-NET que permite la motorización y la estimulación de las neuronas que utilizan métodos ópticos y electrónicos de forma simultánea en el cerebro, si bien DARPA justifica que es necesario entender como se comunica la red neuronal del cerebro para crear las bases para estudios que a la larga puedan remediar enfermedades cerebrales que afectan a una gran cantidad de la población, es también la base para crear una red neuronal sintética para una AI con mayor potencial y similitud a nuestro cerebro.

La predicción de Carroll es algo embriagador y se aplica a los tres tipos de aumentos señaladas anteriormente. Eficacia, experiencia y la innovación pueden ser mejorados cuando se reducen las barreras físicas y psicológicas entre humano y máquina o por lo menos suavizado. Debe ser un objetivo de los diseñadores, entonces, considerar las interacciones que mejor fomentan estos poderes, en colaboraciones emergentes.

Fuentes: HarvardBS / EDGE.org

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *