Una gran avance para la Inteligencia Artificial

inteligencia-artificial-RP

Sin duda alguna dejando al margen toda historia de ciencia ficción desde Hollywood, el área de la Inteligencia Artificial hoy en día ha tomado un determinado tono de preocupación en las altas esferas de desarrollo y quienes están al mando de empresas en el ámbito de la tecnología, pero es un tema alejado y casi ficticio para nosotros los simples ciudadanos que permanecemos en la rutina diaria.

Por ahora algunas voces están tratando de crear una conciencia sobre el desarrollo de este tipo de tecnología donde suenan nombres como lo de Stephen Hawking o Elon Musk CEO de TeslaMotors, SpaceX y el cerebro tras paypal entre otros proyectos, ahora sumándose Bill Gates y Steve Wozniak.

En el caso del físico británico Stephen Hawking, en una entrevista alertó sobre los peligros de la inteligencia artificial. El físico considera que los esfuerzos en crear este tipo de tecnología avanzada puede poner en riegos la supervivencia de los seres humanos. Para el científico, de 72 años, « el desarrollo de la inteligencia artificial podría significar el fin de la raza humana», si los sistemas artificiales llegaran a superar en inteligencia a humana, «podrían llegar a tomar el control y se podrían re-diseñar a sí mismos» para desbancar a los humanos, dijo el físico en una entrevista con la cadena BBC.

Luego de que el 13 de enero un grupo de científicos liderados por Stephen Hawking y Elon Musk firmaran una carta para advertir los peligros de investigar en inteligencia artificial y la robótica de forma poco planificada, el millonario hace una nueva acción en pos de esa meta.

Musk, que es fundador de la cadena SpaceX, dijo que donará 10 millones de dólares al Future of Life Institute para investigar cómo mantener dentro de límites seguros la investigación en robótica. Lo anunció a través de un tweet en que dijo que “es todo diversión y juegos” hasta que algo va mal.

El multimillonario sudafricano Elon Musk está tan preocupado por los peligros de las máquinas que ha decidido donar diez millones de dólares (unos nueve millones de euros) al Instituto por el Futuro de la Vida (FLI por sus siglas en inglés),  una organización de investigadores creada hace un año con el fin demitigar los riesgos existenciales a los que se enfrenta la humanidad.

Creo que debemos ser muy cuidadosos sobre la inteligencia artificial. Si tuviera que adivinar cuál es nuestra mayor amenaza existencial, probablemente es esa. Así que debemos ser muy cuidadosos con la inteligencia artificial. Estoy cada vez más inclinado a pensar que debe haber algún tipo de supervisión reglamentaria, tal vez a nivel nacional e internacional, sólo para asegurar que no hacemos algo muy tonto. Con la inteligencia artificial estamos invocando al demonio. ¿Sabes esas historias donde hay un chico con la estrella de cinco puntas y el agua bendita, y él es como -sí, él está seguro de que puede controlar el demonio? No funciona.

El empresario que sueña con viajar a Marte se ha convertido en miembro del Comité de Asesores Científicos del FLI, del que también forman parte Nick Bostrom, Stephen Hawking y hasta Morgan Freeman, que tras presentar la serie documental ‘Secretos del Universo’ debe haber comenzado a preguntarse por nuestro porvenir.

El promotor de esta institución es el profesor de física del MIT Max Tegmark, que  ha calificado como ” estúpido” no prepararse para el advenimiento de las máquinas pensantes . Este profesor desconoce cuánto tardarán los ordenadores en superar nuestras limitaciones, pero cree que ha llegado el momento de preguntarse si habrá espacio para los seres humanos cuando eso suceda.

A principios de año, el FLI reunió a 70 investigadores en inteligencia artificial en un hotel de California para debatir sobre la seguridad del futuro. Del evento salió una carta abierta que alababa los beneficios de la inteligencia artificial, al tiempo que reclamaba evitar los “potenciales inconvenientes” para lograr que las máquinas respeten los valores humanos.

Casi 7.000 personas han apoyado la misiva, principalmente estudiantes y profesores de informática o robótica de todo el mundo, pero tambiénprofesionales de las principales compañías tecnológicas como Steve Wozniak, Yann LeCun (responsable del Laboratorio de Inteligencia Artificial de Facebook) y algunos trabajadores de IBM, Tesla Motors o Deep Mind, una empresa de inteligencia artificial propiedad de Google.

Una Super Inteligencia

Se consigue “el último invento que la humanidad jamás tendrá que realizar”, la superinteligencia (y no te imagines a un robot con cara de sádico como el de la foto porque el de verdad no va a tener forma humana). Uno de sus objetivos bien podría ser hacernos sonreír. Para hacerlo de la forma más eficaz posible, decide colocar electrodos en nuestros músculos faciales. Nuestras sonrisas son eternas, pero la idea no nos gusta demasiado. Decidimos desenchufar la máquina, pero ¿acaso tiene un botón de apagado? ¿Los neandertales pudieron detener la evolución humana? Si optamos por encerrarla en una lámpara, ¿no logrará el genio escaparse?


Con este ilustrativo ejemplo explicaba Nick Bostrom los futuros riesgos de la inteligencia artificial en una reciente conferencia TED. Director del Instituto para el Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford, este filósofo y tecnólogo sueco se ha convertido en uno de los investigadores más famosos por sus pesimistas predicciones, y sus ideas han contagiado ya a otras personalidades del mundo de la tecnología.

Elon Musk quedó impactado tras leer ‘Superintelligence’, el libro en el que Bostrom ha resumido sus ideas, y advirtió por Twitter que la inteligencia artificial era potencialmente más peligrosa que las armas nucleares. Otros dos genios de la informática se han sumado a esta corriente de pensamiento:Bill Gates ha asegurado que comparte las preocupaciones del fundador de Tesla y Steve Wozniak que el futuro de la inteligencia artificial es “aterrador y nada bueno para la gente” o que los robots nos utilizarán como mascotas. En los últimos meses, incluso el astrofísico Stephen Hawking ha mostrado su temor a que la inteligencia artificial acabe con la especie humana.

Mientras algunos futurólogos como Ray Kurzweil defienden que la inteligencia artificial nos traerá más ventajas que inconvenientes, como la cura de determinadas enfermedades o el desarrollo de nuevas fuentes de energía, Bostrom cree que su evolución puede ser una de las mayores amenazas para la vida en el planeta Tierra. No es el único en el club de investigadores que piensan que el apocalipsis puede llegar de la mano de una superinteligencia.

Para Christof Koch, Director Científico del Instituto Allen para las Ciencias del Cerebro en Seattle, la respuesta a estas preguntas puede estar en el tejido del universo mismo. La consciencia, en su opinión, es una propiedad intrínseca de la materia, al igual que la masa o la energía. Organizar la materia en la manera correcta, como en el cerebro de los mamíferos, y “voilà”, se puede sentir.

Koch, de 57 años, ha pasado casi un cuarto de siglo tratando de explicar el por qué, por ejemplo, el sol se siente caliente en su cara. Pero después de escribir tres libros sobre la consciencia , Koch dice que los investigadores todavía están lejos de conocer por qué se produce, o incluso ponerse de acuerdo sobre lo que es y la causa, es algo muy complejo de explicar y una de las razones por la que Koch deja su puesto en Caltech en el 2011 para formar parte de un proyecto de 500 millones dólares lanzado por el multimillonario Paul Allen, co-fundador de Microsoft. En una conferencia en MIT deja claro su pensar sobre el avance de las Máquinas consientes.

Un Gran Avance

Un grupo de investigadores suecos ha dado un extraordinario paso en el camino del desarrollo de Inteligencia Artificial, al construir la primera neurona artificial capaz de imitar el funcionamiento de las células del sistema nervioso, es decir, transformar señales químicas en impulsos eléctricos y comunicarse con otras células. Según explica Agneta Richter-Dahlfors, directora del estudio que será publicado por la revista Biosensors and Bioelectronics, esta neurona artificial “está hecha de polímeros conductores y funciona como una célula humana (…)El componente sensorial de la neurona artificial es capaz de percibir cambios químicos y luego traducirlos a señales eléctricas. Entonces, esta señal activa la liberación de un neurotransmisor (llamado acetil-colina), que puede llegar a tener efecto sobre células humanas”.

Los investigadores seguirán trabajando en esta dirección, e intentarán reducir el tamaño de la neurona sintética (actualmente del tamaño de un dedo) para implementarla en humanos, con el fin de reparar células dañadas y desarrollar tratamientos contra desórdenes neurológicas, daños en la médula o mal de Parkinson. Es la primera vez que, además de emplear impulsos eléctricos externos para estimular las células, se logran incorporar las señales químicas mediante un elemento sintético. Así la inteligencia artificial, esta vez, va de la mano de la inteligencia humana, lo que “trae nuevas y excitantes oportunidades para las investigaciones futuras en el tratamiento de enfermedades neurológicas”.

Un término sin tanta ciencia ficción

Si imaginas la Inteligencia Artificial como Robots y Drones por todos lados, tal vez no estés muy alejado, pero muy seria un escenario muy poco probable, es muy posible que un desarrollo altamente tecnológico se lleve a cabo no por medios de razonamiento humano, muchos ha teorizado que tal vez no será un ente físico el que se libere y corone como la inteligencia dominante, podría ser solo un software expandido por la red que tome el control sobre fabricas, comunicaciones y otras variables que determinen el uso de los recursos, hoy en día todo esta controlado por sistemas, por lo que la probabilidad es muy alta, solo basta que este software sea capas de determinar que necesita una actualización que puede realizar solo y los humanos perderán el control sobre el desarrollo de esta tecnología, Maquinas creando maquinas, por lo que esto podría suceder sin que nuestras vidas se vean afectadas y sin que sepamos de ello hasta que sea el momento adecuado.

Claro que este evento lo hemos presenciado de manera indirecta en las versiones ficticias de Hollywood pero no es un panorama muy alejado de lo que ya sucede dentro de las empresas y sus departamentos de desarrollos de software aplicado a la Inteligencia Artificial, incluso hay rumores en altos círculos que Google ya posee algo similar, pero por ahora todo es solo tema de especulación y por el momento debemos determinar parámetros de control sobre el desarrollo de esta tecnología.

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *