Montañas de hielo en Plutón

pluton-RP

La ciencia espacial recordará 2015 como el año de Plutón. Hasta este año no conocíamos el aspecto real del que fue el último planeta del Sistema Solar, reclasificado en 2006 como planeta enano. El 14 de julio, después de nueve años recorriendo el espacio, la sonda de la NASA New Horizons por fin alcanzó su objetivo principal, el sistema de Plutón y la mayor de sus lunas, Caronte, con el fin de recopilar toda la información posible antes de proseguir camino hacia los confines del Sistema Solar.

New Horizons ha revelado que Plutón y Caronte son dos mundos helados, pero no congelados en el tiempo: ambos poseen montañas y valles de reciente creación cuyo origen aún es un misterio, pero que demuestran actividad geológica.  Plutón ha resultado ser un planeta enano de color rojizo con una atmósfera neblinosa y hielo que fluye como en los glaciares terrestres. Por su parte, Caronte es grisáceo y contiene gran cantidad de hielo del que nos resulta familiar, el formado por el agua, mientras que en Plutón predominan los compuestos de carbono congelados.

Un día después del exitoso vuelo, la nave espacial New Horizons de la NASA, envió las primeras fotografías en primer plano de Plutón, revelando una superficie joven de montañas de hielo. La nave viajó nueve años y tres mil millones millas para estudiar el planeta enano y sus cinco lunas.

Estas nuevas fotografías muestran “un conjunto de montañas con picos de hasta 3.500 metros por encima del cuerpo de hielo”, según informó hoy la Agencia Espacial Estadounidense (NASA) tras recibir las últimas imágenes enviadas por la sonda. Ahora tenemos un pequeño planeta aislado que está mostrando actividad tras 4.500 millones de años Se trata de una de las superficies más jóvenes nunca vistas en el Sistema Solar, según la NASA, puesto que se formaron “hace no más de 100 millones de años” en un sistema que tiene más de 4.500 millones de años. La agencia estadounidense también anunció que “la región del planeta que tiene forma de corazón” será bautizada como Clyde Tombaugh, en memoria del astrofísico que en 1930 descubrió desde el observatorio Lowell en Arizona el punto de luz que hoy llamamos Plutón.

Montañas de hielo de hasta 3352.800m, que se compara a la altura de los Rockies, proyectan sombras a través de una llanura relativamente suave. La falta de cráteres indica que la superficie es bastante joven, no más de 100 millones de años. Esta foto muestra un área justo debajo de la forma del corazón brillante sobre la superficie de Plutón.


pluto-detail

Las montañas de hielo Miden hasta 3352.800m, que se compara a la altura de los Rockies, proyectan sombras a través de una llanura relativamente suave. La falta de cráteres indica que la superficie es bastante joven, no más de 100 millones de años. Esta foto muestra es justo debajo de la forma del corazón brillante sobre la superficie de Plutón.

pluto-before-flyby

Una nueva imagen de la luna más grande de Plutón. La luna tiene una mancha oscura, llamada Mordor, en su polo norte. New Horizons también tomó una imagen de baja resolución de Hydra, una de las pequeñas lunas de Plutón. La luna que tieneforma de patata, está probablemente compuesta de hielo de agua. Cada gran píxel en esta imagen es de 3218.688 metros de ancho.

PLuto-moon

Ahora la sonda, que se desplaza a 49.889 kilómetros por hora y pesa 480 kilos, continúa su viaje por el Cinturón de Kuiper, cuyo descubrimiento en 1992 acabaría por provocar que Plutón fuera relegado de la categoría de planeta a la de planeta enano. Cuando comenzó esta fabulosa travesía, el 19 de enero de 2006, en un cohete Atlas V desde Cabo Cañaveral (Florida, EEUU), la NASA subrayaba que Plutón era el único de los nueve planetas del Sistema Solar al que no había llegado nunca una nave espacial. Pocos meses después, en agosto, Plutón fue relegado a la categoría de planeta enano por la Unión Astronómica Internacional (UAI). ‘New Horizons’ dio un susto a los científicos a comienzos de mes, cuando experimentó problemas técnicos cuando apenas faltaban dos semanas para que lograse su ansiada meta, pero las dificultades se solucionaron sin que los científicos hallaran problemas en su equipo ni en su sistema informático.

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *