GJ1132b: Un exoplaneta muy parecido a la Tierra a 39 años Luz

exoplaneta-gj1132b

Un equipo de astrónomos del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT), utilizando las observaciones del conjunto de telescopios robóticos MEarth-South, situados en Cerro Tololo (Chile) ha descubierto un nuevo exoplaneta muy parecido a la Tierra y que está en nuestro vecindario cósmico, a tan “sólo” 39 años luz de distancia. El estudio ha sido publicado en la revista Nature.

El objeto, bautizado como GJ 1132b, es un planeta rocoso, con un tamaño muy parecido a nuestro planeta y que orbita una pequeña estrella llamada Gliese 1132. Su cercanía con la Tierra es tal (está tres veces más cerca que cualquier otro planeta descubierto hasta ahora) que podremos estudiar la composición y dinámica de su atmósfera. Sin embargo, probablemente sea inhabitable debido a que parece demasiado caliente para contener vida (recibe 19 veces más radiación que la Tierra del Sol y su temperatura rondaría los 260 º C) pero lo bastante frío para conservar su atmósfera.

Según los expertos, el radio de este planeta, presumiblemente formado por hierro y roca, es 1,2 veces mayor que el de la Tierra y transita por delante de su estrella a los 39 años luz. Esta estrella pertenece al grupo de las enanas M (enanas rojas) o estrellas de hidrógeno con menos del 60% del tamaño del Sol y que representan las estrellas más frecuentes de nuestra galaxia.


“Nuestra galaxia abarca cerca de 100.000 años luz, así que esa estrella definitivamente está en nuestro vecindario solar. Si encontramos que este planeta caliente ha conseguido aferrarse a su atmósfera durante miles de millones de años, es un buen augurio para el objetivo a largo plazo de estudiar planetas más fríos que podrían tener vida. Por fin tenemos un objetivo para apuntar nuestros telescopios, y analizar mucho mejor el funcionamiento de un exoplaneta rocoso y lo que le hace funcionar”, explica Zachory Berta-Thompson, coautor del estudio.

Según calculan, la temperatura en la superficie de este planeta sería de unos 230º C, lo que imposibilitaría que hubiera agua líquida en su superficie, pero podría tenerla en su atmósfera. Otros mundos conocidos, como CoRot-7b o Kepler 10b, son mucho más cálidos, con temperaturas que llegan a superar los 1.000ºC. Según explica en una nota de prensa David Charbonneau, astrónomo del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian (CfA), y sospechan que la atmósfera de este planeta es parecida a la de Venus.

«Encontrar un planeta que sea exactamente como la Tierra (con el mismo tamaño, la misma composición, la misma distancia orbital y el mismo tipo de estrella) podría llevar mucho tiempo. Lo que podemos esperar que ocurra antes es hallar un planeta del mismo tamaño, composición y temperatura, pero que orbite una estrella mucho más pequeña y fría. Aunque el GJ 1132b es demasiado cálido para albergar vida, un planeta situado más lejos de su estrella podría tener la temperatura adecuada para tener vida», señala Zachory Berta-Thompson, que recuerda que la NASA está construyendo en el MIT un satélite cuyo lanzamiento está previsto para 2017, el Transiting Exoplanet Survey Satellite: «Debería ser capaz de encontrar algunos planetas como la Tierra orbitando estrellas pequeñas cercanas. Creo que lo podría lograr en pocos años», vaticina.

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *