Así son las cámaras con las que Curiosity está fotografiando Marte

Probablemente has visto las fotos que ha enviado Curiosity en los cuatro días que lleva de aventura en el ‘planeta rojo’ pensarás quelas imágenes no son la gran cosa y te habrás hecho la siguiente pregunta: ¿qué clase de cámara ha enviado la NASA a Marte? Pues bien, en Revista Proware nos preguntamos lo mismo y tenemos la respuesta.

Las primeras imágenes que el rover transmitió poco después de aterrizar fueron en blanco y negro y en baja resolución, tomadas con unas pequeñas cámaras instaladas en la parte inferior para detectar posibles daños en sus ruedas. Después han ido llegando imágenes con mayor calidad, hasta que se han publicado las de alta resolución tomadas con las cámaras del mástil.

Es allí donde el rover lleva instalado un sistema compuesto de dos cámaras MastCam – fabricadas por Malin Space Science Systems para la NASA -, que son hasta la fecha el equipo más versátil que se ha enviado en una misión de estas características. Permanecen a dos metros del suelo cuando el vehículo espacial se encuentra sobre una superficie plana y ambas son capaces de grabar vídeo a un alto número de fotogramas por segundo, incluso vídeos en alta definición 720p (1280 × 720 pixels) a una velocidad de 10 fotogramas por segundo.

La diferencia entre las dos cámaras reside fundamentalmente en su distancia focal y, por lo tanto, el ángulo de visión que son capaces de fotografiar. La primera monta una lente de 34 mm f/8 que cubre un ángulo de 15º y la segunda una lente de 100mm f/10 que cubre 5,1º. Para los que no estén muy puestos en fotografía, la primera es más apta para los planos generales y la segunda para mostrar el detalle.

Las cámaras del Curiosity también son capaces de tomar fotos panorámicas de 360º y grabar imágenes en 3D combinando las dos lentes.

Cada una de las MastCam cuenta con una memoria interna de 8 gigabytes que permite almacenar más de 5.500 imágenes ‘en bruto’. Además, son capaces de comprimir sin pérdida de calidad o aplicando pérdida en formato JPEG y de hacerlo tanto en tiempo real como posteriormente, antes de enviarlas a la Tierra. No obstante, los científicos de la NASA no reciben directamente las imágenes, sino una previsualización (‘thumbnail’, capturas de mala calidad), y después solicitan las fotos que más les interesan.

Al igual que el peso de los archivos, el tratamiento del color es una de las grandes dificultades a la hora de tomar instantáneas ‘espaciales’, sobre todo para conseguir que la cámara fotografíe los tonos más similares posibles a los que captaría el ojo humano en Marte. Para ello la cámara utiliza un filtro Bayer, que acaba con la necesidad de tomar tres fotografías, una para cada color del modelo RGB (rojo, verde y azul), utilizando filtros diferentes, ralentizando el proceso e incrementando el volumen de datos por almacenar.


Las otras cámaras del Curiosity

  • MAHLI: instalada en un brazo robótico, se emplea para tomar imágenes microscópicas del suelo y las rocas. Con una distancia focal de entre 18,3 mm y 21,3 mm y un ángulo de visión entre 33,8 y 38,5º, esta cámara puede tomar fotos a color de 1600×1200 píxels con una resolución de hasta 14,5 micrómetros por píxel. Puede almacenar imágenes ‘en bruto’ y comprimir en JPEG.

  • MARDI: esta cámara fue programada para tomar imágenes a color durante el descenso a la superficie marciana, empezando a los 3,7 km de distancia y hasta llegar a 5 metros del suelo, a una velocidad de cinco fotogramas por segundo durante unos dos minutos y medio.

 

  • Cámaras de navegación y para evitar colisiones: se trata de una serie de cámaras en blanco y negro diseñadas para evitar daños y guiar al rover sobre la superficie marciana, llena de rocas y cráteres que podrían comprometer su integridad. Cuatro de ellas (Hazcams) están situadas en las cuatro esquinas del vehículo espacial. Otras dos (Navcams) se encuentran en el mástil y permiten capturar imagen en 3D.

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *