Agujero Negro devora Estrella de Neutrones

Científicos afirman por primera vez, que han detectado un agujero negro devorando una estrella de neutrones, El 14 de agosto pasado, dispositivos de detección de ondas gravitacionales en los Estados Unidos e Italia captaron ondas en el espacio y el tiempo de un evento catastrófico que ocurrió a unos 8.550 millones de billones de kilómetros de la Tierra.

Las ondas gravitacionales detectadas, cuya existencia fue predicha por Albert Einstein, son como pequeñas arrugas u ondulaciones que se producen en el tejido del espacio-tiempo del Universo, debido a sucesos de gran violencia que generan masivas cantidades de energía, como la explosión de una estrella, fueron captadas por dos de las instalaciones especializadas en este tipo de señales: el Observatorio de interferometría láser de ondas gravitacionales (LIGO) en Estados Unidos, y el Virgo en Italia,  Las estrellas de neutrones son objetos tan densos como un núcleo atómico que giran a enormes velocidades, emitiendo potentes campos magnéticos y deformando el espacio-tiempo a su alrededor. Son objetos con propiedades muy extrañas, como la superfluidez o la superconducción. Los agujeros negros, por otra parte, son puntos en los que la gravedad es tan intensa que desgarra el espacio-tiempo e impide que nada escape de su interior.

Poder observar cómo un agujero desgarra una estrella de neutrones podría revelar cuán rígidamente está empaquetada la materia en una estrella de neutrones, según ha explicado en Sciencemagazine.org Vicky Kalogera, astrofísica del LIGO. Además, podría ayudar a aclarar cómo se forman estas parejas tan peculiares y aportar interesante información para el estudio de la Relatividad General.

La profesora Susan Scott, de la ANU (Australian National University) Research School of Physics, ha relatado que “hace unos 900 millones de años, este agujero negro se comió una estrella de neutrones, posiblemente apagando la estrella de manera inmediata”.

Aunque lo expertos están aún analizando los datos para confirmar el tamaño exacto de los dos objetos implicados en el evento, los primeros resultados apuntan “la gran posibilidad” de que sea así, a lo que, Scott explicó que, hasta ahora, nunca se había detectado un agujero negro menor de cinco masas solares ni que una estrella de neutrones que tenga más de 2,5 veces la masa del Sol, es por eso, “basándose en esta experiencia. que estamos muy seguros de que lo que acabamos de detectar en un agujero negro engullendo a una estrella de neutrones”.

Las estrellas de neutrones son un tipo de remanente estelar resultante del colapso gravitacional de una estrella supergigante masiva después de agotar el combustible en su núcleo y explotar como una supernova.

La detección visual de materiales procedentes de la supuesta estrella de neutrones sería fundamental para revelar la naturaleza de la colisión. Si no, los astrónomos tendrían que valerse únicamente de la información procedente de las ondas gravitacionales. De momento, están barriendo una región del cielo siete veces más ancha que la Luna.


De confirmarse, esta detección cerraría los tres escenarios posibles que pueden ser observados en la actualidad por los observatorios de ondas gravitacionales. «Si esto se sostiene, sería un importantísimo avance», ha dicho en Sciencemagazine.org Patrick Brady, portavoz de LIGO, un observatorio que tiene dos grandes detectores en Estados Unidos, uno en Hanford y otro en Livingston.

Otra de las opciones que se barajan es que los investigadores hayan detectado la fusión de un agujero negro intermedio con otro muy ligero, cosa nunca detectada hasta ahora. Estas dudas surgen porque la masa estimada de uno de los objetos, menos de tres masas solares, está por encima de lo que se suele considerar que es el límite máximo de las estrellas de neutrones, 2,2 «soles». El otro objeto, el supuesto agujero negro, alcanza las cinco masas solares.

La ciencia de las ondas gravitacionales

El 14 de septiembre de 2015 el observatorio de ondas gravitacionales LIGO hizo la primera detección directa de ondas gravitacionales, inaugurando una nueva era en la astronomía en la que, a la vez que se observa el Universo por medio de la radiación electromagnética, como la luz o los rayos X, también se puede detectar los efectos de grandes masas sobre el espacio-tiempo.

Cuando apenas han pasado unos años después de aquella importante detección, los científicos descubren nuevas fuentes de ondas gravitacionales con regularidad. Hasta ahora se ha detectado una fusión de estrellas de neutrones, que se ha podido estudiar también por medio de telescopios, y varias fusiones de agujeros negros. Además, con la entrada en funcionamiento de Virgo, en agosto de 2017, los investigadores comenzaron a tener mucha mayor capacidad para triangular la fuente de las ondas gravitacionales.

Las ondas gravitacionales son ondas que distorsionan el espacio-tiempo y que recorren el Universo a la velocidad de la luz. Entre otras cosas, se producen cuando dos objetos muy masivos se unen, liberando una inmensa cantidad de energía por todas direcciones. Estas distorsiones atraviesan constantemente la Tierra y son imperceptibles, pero los sofisticados detectores pueden captar cómo la longitud de unos túneles recorridos por sofisticados haces láser se acortan o alargan cuando estas pasan.

 

Lino Cisterna

CEO&Founder RevistaProware.com Aficionado a las Ciencias, Física Teórica, (G)Astronomía, Sociología, Psicología, Teorías de la Tecnología (AAT).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *